Soy raramurí y me mataron al salir de mi trabajo; María fue encontrada muerta en un predio

Soy raramurí y me mataron al salir de mi trabajo; María fue encontrada muerta en un predio Foto especial.

María Pilar Espino Bustillos, era una joven raramurí de 23 años de edad, quien fue víctima de una brutal muerta por parte de personas desconocidas. La mujer fue asesinada y su cuerpo abandonado entre la maleza; tenía signos de violencia. 

Según la información, María fue hallada sin vida el pasado jueves 03 de junio. Era una mujer trabajadora y madre de un niño de tres años, quien quedó en orfandad.  

TE PUEDE INTERESAR: Violencia no cesó en elecciones: Secuestran regidora y funcionaria de casilla de Morena

Compañeras del trabajo de la mujer revelaron que en días pasados ella había mencionado que estaba siendo amenazada a través de mensajes por teléfono, sin embargo, dijo que desconocía quien estaba perpetrando dichos ataques.  

De acuerdo a los hechos, el jueves María salió de casa, pero jamás regresó. Horas más tarde, la raramurí fue hallada sin vida en un predio con huellas de violencia, además, había sido degollada. 

TE PUEDE INTERESAR: Feminicidio: Mujer es hallada sin ojos y con el rostro desollado; la tiraron a la intemperie

La madre de familia se había mudado desde la comunidad Gomisachi, en el municipio de Gomisachi, hasta la ciudad de Chihuahua, para comenzar a trabajar en una fondita de comida mexicana. A través de redes sociales, sus compañeras la describieron como una buena empleada y aseguraran que era una de las mejores en hacer tortillas a mano.  

“Hola, mi nombre es María Espino, soy rarámuri, fuerte, valiente y trabajadora originaria de gomisachi, en el municipio de Guachochi, un lugar muy bonito de la sierra de Chihuahua, tengo 23 años y un hijo de 3. Hace varios años me vine a la capital a trabajar para salir adelante e independizarme. Encontré un trabajo en una fondita de comida casera en el que formé una familia con mis compañeros, me volví la tortillera más rápida y buena, me quedaban deliciosas”.

“El día 2 de junio salí del trabajo cansada y llegué a mi casa a disfrutar de un tiempo con mi hijo y mi hermana, cuando recibí una llamada a las 12 a.m del 3 de junio. Salí de mi casa y nunca regresé. A la mañana siguiente mis hermanas y compañeras del trabajo se preocuparon y comenzaron a buscarme, hasta que por fin dieron conmigo. Me encontraron sin vida en las orillas de la ciudad, degollada en un terreno baldío”.

NRT México, Cobertura Total 360°