GRITO COAHUILA

En un hecho histórico, la ceremonia se realizó sin público para evitar aglomeraciones y posibles contagios. Foto Especial

Esta vez el espacio que ocuparon en años anteriores más de 30 mil saltillenses y visitantes, lució vacío, sólo personal militar, de la Policía Estatal y Municipal, así como personal médico, fueron los únicos testigos presenciales de la ceremonia del Aniversario 210 del Grito de Independencia.

La pandemia por el Covid-19 lo obligó así, y Coahuila, de manera responsable para evitar aglomeraciones y posibles contagios masivos, respondió de esta manera. 

“Es la fiesta de las y los mexicanos y no podemos cancelarla”, dijo el gobernador Miguel Riquelme Solís desde el balcón de Palacio de Gobierno, al rendir un merecido homenaje al personal médico de Coahuila y de México.

“Coahuilenses,

¡Vivan los Héroes que nos dieron Patria y Libertad!

¡Viva Hidalgo!¡Viva Morelos!

¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!

¡Viva Allende!¡Viva Múzquiz!

¡Viva nuestra Independencia!

¡Viva la unidad de los mexicanos!

¡Viva nuestro personal médico!

¡Viva nuestro personal médico!

¡Viva Coahuila!¡Viva México!

¡Viva México!¡Viva México!”, dijo el Gobernador.

Desde diferentes puntos de la ciudad se pudo disfrutar de la pirotecnia

En la plancha de la Plaza de Armas, 100 representantes de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), 100 integrantes de la Policía Estatal, 25 del Grupo de Reacción Sureste, 15 de la Policía Preventiva Municipal y 10 de Transito Municipal, así como 10 enfermeras y médicos de la Secretaría de Salud y 10 enfermeras y médicos de la SEDENA, escuchaban atentos las palabras del Mandatario estatal, previo a que Miguel Riquelme hiciera sonar la réplica de la Campana de Dolores.

Posterior a esto, la entonación del Himno Nacional por parte de todos los presentes hizo vibrar las fibras más sensibles de todos los coahuilenses que siguieron este trascendental evento de conmemoración del movimiento libertario de manera virtual.

Desde diferentes puntos de la ciudad se pudo disfrutar de la pirotecnia, misma que finalizó con un juego de luces y color en la Plaza de Armas de la Capital coahuilense.

Previo al tradicional Grito de Independencia, en Palacio de Gobierno se rindieron los Honores a la Bandera.

El movimiento de Independencia se inicia la madrugada del 16 de septiembre de 1810 en el pueblo de Dolores, en el Estado de Guanajuato, y culmina con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México el 27 de septiembre de 1821.

En la plancha de la  Plaza de Armas, 100 representantes de la Secretaría de la Defensa  Nacional