Acusan al Servicio Migratorio de EU de esterilizar a mujeres en sus centros de detención

Acusan al Servicio Migratorio de EU de esterilizar a mujeres en sus centros de detención Foto especial

Grupos de defensa legal han presentado este pasado 14 de septiembre una denuncia en nombre de una enfermera que laboraba en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, donde se acusa a los médicos de la agencia por realizar masivas histerectomías (extirpación del útero) a mujeres detenidas, muchas de ellas habían sido operadas sin solicitar su consentimiento.

La ex empleada del Centro de Detención del Condado de Irwin (ICDC), afirma que en las instalaciones ubicadas en el estado de Georgia, no solo se ignoraban los protocolos establecidos para combatir la crisis del COVID-19, sino que además realizaban este tipo de prácticas a menudo de forma injustificada.

En la denuncia presentada ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional, el centro realizaba estas operaciones en mujeres que tenían ciclos menstruales abundantes u ortos tipos de dolencias.

Sin embargo, la denunciante asegura que si bien existe la posibilidad de que este tipo de operaciones es necesaria, “el útero de tantas mujeres no puede estar en tan mal estado”.

Según Wooten, un ginecólogo de fuera de las instalaciones, casi siempre optaba por extirpar todo o parte del útero de las migrantes, además menciona que hubo una ocasión en que el sujeto se equivoco y extirpo el ovario que no debía a una joven.

En esa operación el médico debía sacar el ovario izquierdo, en el cual la mujer tenia un quiste, sin embargo, extirpó el derecho. Posteriormente la joven tuvo que regresar para que le extirparan el otro, debido a ello terminó con una histerectomía total.

Otro caso en el que una migrante detenida por el ICDC, confesó a ONG Project South que entre los meses de octubre y diciembre hablo con otras cinco detenidas, preguntando si estas habían sido sometidas a tal operación, para sorpresa de las mujeres todas y cada una de ellas dijeron que si.

“Cuando conocí a todas esas mujeres que habían tenido cirugías, pensé que esto era como un campo de concentración experimental. Era como si estuvieran experimentando con nuestros cuerpos”, aseguró.

Ante tales acusaciones, el organismo respondió a la denuncia con una declaración en la cual mencionaba que las denuncias anónimas, no comprobadas, debían tratarse con escepticismo.

De confirmarse estas denuncias de las esterilizaciones, forzosas estaríamos ante un hecho muy grave que tendría comparación con las prácticas que se dieron durante Alemania nazi, en la que muchos ciudadanos fueron esterilizados, miembros de las minorías”, explicó a RT Arturo Gallegos, profesor de derecho en la Universidad Friedrich Schiller de Jena, en Alemania.

Además, Gallegos comparó el caso con el de Puerto Rico, que “durante la primera mitad del siglo XX fue la cuna de experimentos de esterilización y de anticoncepción”, donde científicos llevaron a cabo un control demográfico.